Dossier del libro

“No cambiamos un instante de lo vivido si eso supusiera no llegar hasta vosotros”.

 

“Durante los años de espera me había preparado para ser madre. Había asistido a infinidad de charlas y talleres, todos impartidos por grandes profesionales, y ahora era muy difícil poner en práctica lo aprendido. Siempre me habían dicho que con mucho amor todo se cura, y amor no era lo que faltaba en mi vida, precisamente… Fueron en esos momentos cuando eché de menos saber que no era la única que pasaba por esta realidad, y que mis sentimientos, temores y necesidades eran compartidas por una gran parte de las familias adoptivas” (coordinadora y autora , María Martin Titos)

Las familias adoptivas nos encontramos con diferentes frentes con los que tenemos que luchar, en especial quien los sufre son nuestros hijos. No sólo en el ámbito social, sino en una gran fuente de estrés para ellos como es la escuela. La cual nos gustaría que se concienciara más en aprender a atender la diversidad de las necesidades especiales de sus alumnos y en caso de los niños adoptados la escuela no pone las ayudas necesarias para facilitarles la vida. Nuestros hijos se encuentran desde que llegan en un lugar desconocido, ante dos personas a los que llaman papa y mama, y con los que tiene que comenzar una nueva vida. Dependiendo de la edad , las circunstancias personales y la mochila de vida que traigan la adaptación se vivirá de una manera u otra. En este libro recogemos todas nuestras experiencias con la mayor sinceridad contando la verdad desde el minuto cero. Dejando por escrito para nuestros hijos parte de su historia esperando que los ayude y este libro sea una herramienta vital e importante en la vida de cualquier niño y adulto adoptado

Mariposas en el corazón reúne las experiencias de cinco familias adoptivas, con historias suficientemente distintas entre ellas como para que quien las lea pueda hacerse una idea realista de lo que supone formar una familia por esta vía.

Este libro no está sólo dirigido a familias adoptivas o en proceso de adopción sino también a sus familiares, amigos, profesores, psicólogos y otras personas cercanas que estén en contacto de alguna manera con la adopción.

 

 

Ficha técnica

 Título: Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro

Autor: Pilar González, María M.Titos, Mercedes Moya, Loreto Castillo e Inmaculada Morales

Editorial: El Hilo Ediciones

PVP: 18 €

Formato: 15 x 21 cm, 192 págs.

Fecha de publicación: 22  de octubre de 2015

ISBN: 978-84-94431-96-8

 

Destacados

“Cada historia es un desnudo integral para contar el otro lado de la adopción, la parte que no aparece en los textos científicos que solemos leer los profesionales. Nos invita a los profesionales a estar a la altura de la autenticidad y la honestidad. A convertirnos en escuderos de viaje, para llevar las armas, en escuchadores de relatos para ayudar a organizar batallas a la que los padres se enfrentan cuando aparece la arpía que teje la espera, el ogro del racismo, la intrusión de las familias bienintencionadas, el fantasma de «la otra» o el laberinto del minotauro de los juzgados”
DANIEL ROSSO LOBO

Psicólogo del Servicio Postadopción de la Junta de Andalucía

 

«Ser conscientes de que no estamos solas, de que otras familias han pasado por lo mismo, de que tus miedos, tus preocupaciones, tus dudas y tus inseguras certezas las han sentido otras madres y padres es un regalo que nos hace Mariposas en el corazón. Y eso tiene un valor inestimable: el valor de la empatía, del testimonio de un igual, de personas como tú, cuyas historias, diferentes y sin embargo cercanas, nos ayudan en nuestra propia aventura. Estoy convencida de que Mariposas en el corazón va a ser un regalo para las Administraciones relacionadas con la adopción”

Mª ÁNGELES PRIETO

Profesora de la Escuela de Salud Pública Directora de la Escuela de Familias Adoptivas

  

Nos relatan, desde la experiencia emocional, con un gran sentido crítico y en primera persona, desde el descubrimiento inicial de su motivación por adoptar, ilusiones, miedos y anhelos de las familias, pasando por las vicisitudes técnicas y legales, dudas educativas, sospechas, conflictos de lealtades entre lo que debería ser y la realidad presente y, lo mejor, un abanico de reflexiones y propuestas de cómo apoyar a los niños y jóvenes adoptados y un sinfín de pautas para salir airosos en momentos difíciles y vivir con plenitud las crisis

JOSÉ MANUEL MORELL PARERA

Psicólogo, director de la Escuela Nacional de Formación de Aldeas Infantiles SOS España

 

Temáticas tratadas

 

  1. La adopción monoparental y las diferencias culturales
  2. Elementos desequilibrantes en el proceso adoptivo
  3. La creación del vínculo
  4. El altruismo de las familias de urgencia frente al racismo en la sociedad
  5. El limbo de la legislación española respecto a la adopción nacional

 

 

Sinopsis de los capítulos

 

Tú y yo: tan diferentes, tan iguales…

La adopción monoparental y las diferencias culturales

Por PILAR GONZÁLEZ MORENO

 

A construir una familia monoparental te pueden llevar las circunstancias o bien puede ser simplemente una opción de vida. El resultado es el mismo, pero no siempre se vive de igual manera. Cuando no se puede elegir libremente el tipo de familia ni el momento de crearla, en algunos casos puede que haya un sentimiento de frustración, pero ese no es mi caso. Mi elección, además de ser muy meditada, fue tomada libremente: iba a ser madre y para ello iba a adoptar.

[…] Fuimos atendidas por un alto cargo de la consejería junto a la persona responsable de adopción internacional. En la reunión se nos escuchó, pero no se nos tranquilizó en absoluto. Nunca olvidaré sus palabras:

—Nosotros estamos aquí para velar por el bien de los niños, no para satisfacer los caprichitos de las familias.

Sí, «caprichitos».

Resulta que yo llevaba casi ocho años de padecimientos por un «caprichito». Mi primer instinto fue el de saltar por encima de la mesa. Pero respiré hondo y me limité a recordarles que la Junta ha hecho muchas excepciones en el tema de la edad del menor y de la familia adoptante. Me lo negaron. Entonces les puse como ejemplo, siempre sin decir nombres, la familia que, teniendo una idoneidad de cinco a siete años, le asignaron en Vietnam una niña de dos

meses aceptada por la Junta. No lo negaron, alegando que seguro que había circunstancias especiales. ¿Las nuestras no eran circunstancias especiales? Pues, al parecer, para la Junta no lo eran. Otra decepción más. Me sentía indignada. Tuve la sensación de que querían proteger a los niños de las familias que pretendían adoptarlas. Yo ya había pasado por tres Certificados de Idoneidad que la propia Junta había expendido, así que si se me consideraba

idónea, ¿a qué venía esa actitud? Ha pasado el tiempo y aún hoy sigo sin entenderlo.

 

Con la luna de testigo
Elementos desequilibrantes en el proceso adoptivo
Por MARÍA MARTÍN TITOS

La realidad de la adopción no solo la vivimos los padres y los hijos; abuelos, tíos, amigos, profesores, compañeros de colegio, allegados…, hay muchas personas relacionadas de algún modo. Personas, situaciones y circunstancias que para bien o para mal van dibujando junto a nosotros esta realidad tan intensa, conmovedora y certera que es la adopción. […] Al principio te desesperas, les regañas y se crea en casa un clima irrespirable de estrés. Poco a poco empiezas a darte cuenta de que algo no encaja. Vas a una tutoría, explicas la situación personal de tus hijos y, para tu sorpresa, te dicen que tu hijo ya lleva tres años en España y está más que adaptado. Que es muy inteligente para lo que quiere. Que aprendió el idioma en un mes. Lo que hay que enseñarle es que tiene que estar quieto en clase. Les llevas guías de grandes profesionales, con la mayor humildad posible, pensando que los van a recibir con las manos abiertas y te encuentras con la frase: «Esto es como decirle a un cocinero cómo cocinar», mientras miran el reloj porque llevas más tiempo de tutoría del que te corresponde.
Estos niños tienen unas características especiales. Dependiendo de su historia tendrán más o menos dificultades.
Para siempre
La creación del vínculo
Por MERCEDES MOYA HERRERO

Me ha costado modificar aquella idea primitiva que tan clara tenía sobre la madre biológica de mis hijos. No hay sido fácil. He tenido que ir cambiando yo, modificando creencias y pautas, adaptándome a lo que aprendía y comprendía que era lo mejor para ellos.
Mis hijos antes que yo tuvieron otra historia y otra madre. Mi hija la recuerda. Tenía cinco años cuando fue a vivir a una institución, cuando la separaron de su hermano, que entonces tenía siete  meses. La recuerda y recuerda su vida con ella. Su mente tiene lagunas que salva con imaginación. Los dos fantasean. Su hermano no recuerda nada, pero también la imagina y se pregunta qué pasó, por qué no pudo cuidarles.
—Mamá…, aunque mi madre de nacimiento no pudo cuidarme yo la quiero y la perdono —me dice.
Aún no entiende muy bien lo que significa la palabra negligencia ni desamparo, pero sabe que nació de otra barriga que no es la mía. También sabe, igual que su hermana, que ha sido un niño muy deseado, tanto como para recorrer cielo y tierra durante cuatro años y siete mil kilómetros para llegar a encontrarlos. Aunque no entiendan, perdonan, los dos perdonan. Y yo he comprendido que nada tengo que perdonar porque nada sé de la circunstancias feroces de la mujer que me ha dado a mis hijos. He aprendido a hacerle un sitio, el sitio que necesitan mis hijos que tenga para poder vivir en paz y sin misterios impenetrables. Sé que tengo que ayudarles y ayudarme a integrar completamente a aquella mujer que los trajo al mundo. Que tengan claro, como he llegado a tenerlo yo, que también es su madre, pese a todo y sobre todo.

El abrazo de la piel
El altruismo de las familias de urgencia frente al racismo en la sociedad
Por LORETO CASTILLO VALLEJO

Hay que estar siempre alerta, preguntando, averiguando, a veces hasta intuyendo si hay dentro de ellos algo que no sean capaces de expresar que les ocurra en el aula, en el recreo, con los amigos…, incluso dentro de la propia familia. Siempre pendiente. Porque, aunque digan que nuestros hijos están perfectamente adaptados a la sociedad y a su entorno, la realidad es que el racismo se vive cada día.
A mis hijos siempre les estimulo de manera positiva, remarcando que sus «diferencias» son en realidad su mayor virtud. Si alguna vez han llegado cabizbajos del cole, esta ha sido siempre mi herramienta.
Mi hija mayor, al ser más consciente y tener esa templanza, hace que cualquier comentario ofensivo pase desapercibido. Nunca se enfrenta al que molesta, simplemente hace oídos sordos, aunque por dentro esté pensando: «Otra vez lo mismo». Sé que dentro de sí se siente absolutamente alejada de su país de origen, porque, como bien dice, «solo estuve diez meses allí». Se siente orgullosa de ser
quien es. Quizás hubiese preferido ser «como los demás», pero ¿y quién no?, me pregunto a veces. Todo lo distinto llama la atención, asusta y amedranta, y los que se creen «normales» se ven con el derecho de «enseñarte tus diferencias».


Sin mi apellido, pero con mi corazón
El limbo de la legislación española respecto a la adopción nacional
Por INMACULADA MORALES MORILLAS

 

Tal y como van las cosas, está claro que el sistema favorece el acogimiento a la adopción, a pesar de que esta sea una figura fundamental para la estabilidad de las familias y, sobre todo, de los menores. Sin la adopción plena no podemos darles nuestros apellidos, no tenemos libro de familia, hay problemas para bautizarlos por no contar con la validez en el padrón…
A día de hoy, el proceso de adopción sigue abierto, sin que sepamos muy bien cómo acabarán las cosas. De hecho, en realidad permanecemos estancados en un punto de los trámites previo al que estábamos antes de ver por primera vez a mi hija. El padre biológico se niega una y otra vez a renunciar a la custodia, a pesar de  que durante estos años sus problemas le han impedido llevar una vida con normalidad y propicia para el beneficio de la niña. Su negativa dificulta el proceso, si bien cuanto más tiempo pase en esta situación es mejor para nosotros. Sin embargo, esta situación nos genera ansiedad. Es cierto que lo importante es que seguimos teniendo en casa a la niña, pero…

 

Biografías de las autoras

Mi proceso de adopción estaba concluido, y ya estábamos en casa con mis hijos, empezaba mi faceta como madre. Entonces supe que los momentos más difíciles e importantes en nuestro  proceso de adopción no fueron ni la burocracia, ni el papeleo, ni los viajes, ni el juicio. Me di cuenta que realmente cuando empieza lo importante es cuando te encuentras con tus hijos, que tienen unas necesidades muy especiales y que nosotros, sus padres, debemos estar a la altura y saber responder ante ellas. Soy María, madre adoptiva desde hace cinco años de dos hermanos nacidos en la Siberia Oriental, Rusia. Llevo más de seis años trabajando en el mundo de la adopción, cuatro de ellos como presidenta de AFAM  organizando talleres y eventos entre familias adoptivas y de acogida. Máster universitario en Mediación y Orientación familiar. Autora del blog Adopción de Hermanos en Rusia, adoptandoenrusia.blogspot.com

María Martín Titos

 

Mis hijos son lo mejor que me ha pasado, pero no ha sido, ni es fácil. A medida que el vínculo con ellos se ha hecho más profundo me cuesta más contar nuestra historia de una manera íntima y particular, me resultaba más fácil hablar o escribir sobre nosotros cuando era un “nosotros” recién estrenado, cuando me encontraba en proceso de convertirme en su madre,  aún cuando hacía tiempo que llevaban mi apellido y me llamaban mamá. Pero en este libro he volcado emociones, sentimientos y experiencias muy personales tal y como las vivimos porque creo firmemente  que compartiéndolas se puede ayudar a otros, sobre todo si esos otros van buscando encontrarse como me buscaba yo. Soy  Mercedes, madre de adopción de dos niños nacidos en Kazajistán. Autora de la web adopcionpuntodeencuentro.com y del blog alotroladodelhilorojo.blogspot.com

Mercedes Moya Herrero

 

Siempre he querido escribir la historia de la adopción de mis hijos. Había recomendado mil veces a amigas y conocidas madres adoptivas que cuando fueran a encontrarse con sus hijos escribieran cada detalle, cada emoción, cada idea; que no olvidaran nada de este encuentro maravilloso, que no se perdiera en el tiempo la maravillosa sensación de tener a tu hijo por primera vez en brazos, de olerlo, de apretarlo fuerte junto a tu pecho, de decirle bajito, cuanto tiempo has esperado para tenerle allí contigo. Y sin embargo yo nunca lo hice, nunca escribí una nota, ni un recuerdo, y aun así me arme de valor para escribir este libro temiendo haberlo olvidado todo…. Soy Loreto, madre adoptiva de cuatro niños pequeños, una niña de adopción internacional y tres niños de adopción nacional. Dejé mi trabajo en una empresa multinacional, para dedicarme de lleno al mundo de la adopción. He sido la fundadora y presidenta durante tres años de AFAM, soy Técnico superior en Mediación Familiar y  Experta en orientación y Mediación Familiar, especializada en Apoyo y orientación para familias adoptivas

Loreto Castillo Vallejo

 

Dos veces he sentido verdadero temor o miedo. La primera  hace tres años, cuando me dijeron que tenía quince días para reintegrar a mi hija adoptiva a sus padres biológicos, y la segunda hace unos días cuando esperaba el resultado de una prueba médica. Escribir  en este libro la pequeña y gran historia de amor entre mi hija y yo me ha liberado del primero, el segundo aún es pronto para asumirlo pero tengo el impulso suficiente para superarlo. Llevo cinco años y cuatro meses con Ana, mi hija adoptiva, aunque oficialmente sólo consto como su cuidadora, en espera de una sentencia judicial en España por la que legalmente se la reconozca como tal. Soy Inma, compagino mi trabajo de economista con mi pasión descubierta hace cinco años y cuatro meses de cuidar a mi hija. Soy Máster en Orientación y Mediación familiar.

Inmaculada Morales Morilla

 

No ha sido fácil escribir este libro, pero me ha gustado hacerlo. No ha sido fácil porque he tenido que recordar con detalle momentos que en su día me propuse olvidar para siempre, dándome así la oportunidad de comenzar una nueva vida junto a mi hija sin que pesaran sobre mi los momentos tan duros vividos a lo largo del proceso. Pero una vez comencé a escribir fue como disponer de un bálsamo que a medida que iba narrando mi historia iba curando las heridas. Ver escrito todo lo vivido, leerlo y releerlo para corregir, me ha permitido encontrarme de nuevo con un proceso ilusionante pero duro, visto desde la distancia y la tranquilidad que te proporciona el tener a tu lado a ese ser maravilloso por el que tanto has luchado y al que tanto has esperado. Me siento más que compensada. Soy Pilar, madre por adopción desde julio de 2014 de una niña de origen chino de 10 años de edad y maestra especialista en Educación Infantil y Licenciada en Psicopedagogía.

Pilar González Moren

 

Para más información y entrevistas con las autoras  contacte con:

María Martín Titos- Autora y coordinadora del libro

617461690

mariposasadopción@gmail.com

www.mariposasenelcorazon.com

 

 

Anuncios